5 de mayo de 2014

Beneficios del deporte para los niños

En la sociedad actual está teniendo lugar un fenómeno que podría parecer paradójico: son los adultos quienes con mayor asiduidad se vuelcan a la actividad deportiva, por más que sea amateur, mientras que se observa en los niños una tendencia a alejarse de la actividad física para sumirse en el mundo virtual. Ante esta evidencia de la realidad, hoy más que nunca es indispensable recordar los beneficios del deporte para los niños.

Será tarea de padres y educadores generar en los más pequeños el gusto por el deporte en detrimento de otras aficiones que, en general, implican quietud y aislamiento, como los videojuegos. Pero también es cierto que la tarea de los padres no puede exceder ciertos límites; es decir que su papel será alimentar y fomentar la inquietud por el deporte en los niños, de ningún modo obligarlos o imponer una cierta práctica por sobre otra.

Debe ser el niño el que, conociendo los beneficios de la actividad física, se incline por uno u otro deporte. El equilibrio en el comportamiento de los mayores será fundamental: tendrán que evaluar la frontera, a veces borrosa, entre la sugerencia y la imposición, sabiendo que la primera puede generar un gusto genuino del niño hacia el deporte, y que la segunda podría provocarle un rechazo que a la larga sería peor.
Entonces, una vez que el pequeño ha desarrollado un deseo de practicar alguna actividad física, los padres asumirán el rol de orientarlo y mostrarle disciplinas variadas, fomentando su capacidad de elección individual.

beneficios de actividad física
Los deportes grupales desarrollarán en mayor medida la faceta social.

Salud y felicidad para los más chicos

Como ya sabemos, la actividad física en general trae numerosos beneficios para el organismo, independientemente de la edad. Pero si hablamos de niños y logramos que el deporte se transforme en un hábito, los beneficios se verán potenciados y marcarán guías de conducta adecuadas para el presente y el futuro de los pequeños.

Mente sana en cuerpo sano

En primer lugar, el deporte, en el que incluimos la danza, será de gran ayuda para prevenir los hábitos a los que lleva la sociedad actual; hablamos del sedentarismo, la falta de movimiento físico, propiciado en gran parte por la oferta tecnológica que apunta a los más chicos. La práctica de una actividad física servirá, entonces, para la prevención de la obesidad.

beneficios del deporte en niños
La obesidad infantil es un flagelo en crecimiento en todo el mundo.

Cabe agregar que el gasto de energía que implica la práctica habitual de actividad física redunda en dos beneficios: primero, abre el apetito con el fin de “recargar” energía; segundo, es fundamental para poder conciliar el sueño.
Además, el deporte fortalece el cuerpo; no solo desde el punto de vista de los huesos y músculos, sino también desde lo inmunológico. Aparte, la actividad física contribuye a un mejor desarrollo del cerebro, lo que redunda en un mejor rendimiento escolar.

Beneficios sociales del deporte

Cuando forma parte de una rutina, la práctica del deporte reforzará la disciplina y el sentido de sacrificio en el niño; por otro lado, si se trata de prácticas grupales, fomentará el compañerismo y la empatía. Es muy probable que en el transcurso del juego, el niño deba ponerse en lugar de sus pares, ayudarlos, defenderlos. En pocas palabras, le transmitirá la capacidad de trabajar en equipo, algo que le servirá en todas las facetas de la vida.
Por supuesto que el deporte será muy importante para que el niño aprenda a relacionarse con gente desconocida y forje nuevas amistades; como consecuencia de ello, el pequeño sabrá desenvolverse mejor ante situaciones novedosas.

beneficios del deporte
Las artes marciales son una de las mejores opciones para los niños.

Enseñar a ganar y perder es otro de los beneficios del deporte para los niños. El pequeño aprenderá que el resultado es una circunstancia del juego, perfectamente factible, y que hay que saber sobrellevar tanto la victoria como la derrota. La primera con humildad y respeto, la segunda con entereza.
En este sentido, es fundamental recalcarle en todo momento que el deporte es un juego, destacando su faceta lúdica por sobre la competitiva. Lo peor que padres y profesores pueden hacer es presionar, exigir, generar en el pequeño la ambición desmedida por ganar, olvidando lo importante del proceso, todos los otros factores que entran y han entrado en juego durante la competencia y en la etapa de preparación y entrenamiento. Y menos aconsejable aún es igualar al rival con el enemigo, generando odios y rencores, haciendo que el niño pierda de vista que tal rivalidad es circunstancial.

Como sea, lo importante es moverse

Para cerrar, hay que decir que es ideal que el pequeño practique deportes bajo la supervisión de alguien preparado para tal fin, pues así se independizará de su círculo íntimo y logrará autonomía, sin mencionar que la formación será de mayor calidad. No obstante, si por algún motivo el niño no puede o no quiere concurrir a una clase, también es saludable practicar deportes de manera frecuente con familiares y amigos, lo cual será beneficioso para su desarrollo integral y servirá, además, para fortalecer los lazos.

Hoy en la Salud, Actualizado el: 5/05/2014


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada